domingo, abril 23, 2006

Todo Está en la Mente


George tiene razón. Las imágenes y sonidos que creamos salen de nuestras mentes, y vuelan, a velocidades inimaginables, mientras soñamos con la dama de ojos caleidoscópicos. Mientras, en un mundo creado por la imaginación - aunque muchos quisiéramos vivir ahí permanentemente - lleno de colores nunca estacionarios, música y amor, se desarrollará una de las más emocionantes aventuras, puramente surrealista y psicodélica.


“Yellow Submarine” es un viaje sin principio ni final por lo más profundo de la mente; la que crea mares de colores y tiempos, espacio lleno de agujeros negros, y de seres extraños.


Todo dentro de la mente, todos dentro del submarino.


El argumento, aunque extraño, es un buen puente para cruzar el foso de la racionalidad y dejarse llevar. Junto con el ritmo de los sonidos, que parecen emerger de lo más profundo de la tierra, mezclándose con la mágica atmósfera para lograr una espléndida y nunca antes vista conexión entre el público, las imágenes y la música.


Los sonidos y los colores nos transportan en un vaivén de emociones nunca antes experimentadas, y con la mente en un mundo extraño, distinto al que vivimos y que aparece when all you need is love. El viaje, aunque tiene una duración normal, parece durar horas because a minute is a long time y ellos, los Beatles, se encargan de probarlo con absoluto rigor, y en una demostración de cuan absurda es “nuestra” realidad comparada con la construcción onírica de Pimientilandia.


Luego viene la inevitable batalla, pero es presumiblemente muy distinta, llena de amor y extraños sonidos; animaciones fuera de lo común –para 1968 - y el esperado performance de “La Banda de los Corazones Solitarios del Sargento Pimienta”, junto con la liberación de Pimientilandia en una de las mejores escenas de animación que he podido ver hasta la fecha.



El fin. La última parada del submarino, la vuelta al mundo real, donde John está muerto y el sueño ha terminado, pero queda su espíritu. El creador. El mago. El músico. La inspiración.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gustó esta review sobre el "Yellow Submarine", me agradan las letras y el mensaje que tienen los beatles (en realidad John Lennon) pero creo que el estilo no me agrada mucho... En fin, ví la película, cuando todavía era un crío; así que leer este review fué como revivir ese contexto por un momento...

yo dijo...

we all live in a yellow submarine
yellow submarine yellow submarine

??

Javier Rodríguez dijo...

Que bueno que a través de las letras del "compañero" Luis podamos revivir emociones que en su día nos proporcionaron The Beatles. Ese es el verdadero fin de toda expresión artística.

Saludos