lunes, noviembre 20, 2006

“The Time of The Season”

A continuación les presentamos la versión completa de todos los artículos aparecidos en "La Ramona" conmemoración al cuadragésimo aniversario de 1966. Además de las publicaciones en ese medio, y este blog, los invitamos a disfrutar de la mejor música de 1966 en "La Música Que Escuchan Todos", donde está disponible una diversa galería musical relacionada con el tema.


¿Qué demonios sucedió para que 4 de los mejores 10 discos de la historia se hayan lanzado en un solo año? Y esto no solamente se verifica si es que aceptamos el listado de los “500 Mejores Discos de la Historia” de la prestigiosa Rolling Stone, tan respetable como cuestionado, pues si ampliamos el espectro de consulta, muy probablemente veremos que cerca de la mitad de las listas de favoritos de todos los tiempos, tanto de “eruditos musicales”, artistas y fanáticos, se verán invadidas por álbumes lanzados hace exactamente cuatro décadas, en ese anno mirabilis musical que fue 1966, que hoy conmemoramos en su cuadragésimo aniversario, acompañando el presente especial por un programa radial y su podcast, disponibles en http://musicaytodos.blogspot.com/ en el que presentaremos, como es indispensable, la música del 66.



Ciertamente, desde un punto de vista estrictamente histórico, el 66 no fue un año muy notable. Por ejemplo, el 68 o el 69 fueron años mucho más llenos de eventos importantes, la muerte de Martin Luther King Jr., el primer alunizaje, etc. A pesar de que el 66 entre sus más destacados hechos cuenta con el nacimiento de Romario y el ascenso al poder de René Barrientos (por tercera y última vez), ciertamente existen escasas posibilidades de explicar la explosión creativa que aconteció en ese año, y que significaría el punto más alto de una ola que terminó de romper entre el 67 y el 69, para finalmente desbaratar los ideales de esta generación que un día creyó que el rock y las flores podían cambiar el mundo; pero que, por un par de años, logró sacudirle sus cimientos como nunca antes se había visto.


La Hija de la Lucy

No puedo dejar de preguntarme qué ocurrió realmente. ¿Fue el LSD?, ¿Era este año el crisol generacional tocado por los dioses? ¿Fue esta la “Era de Acuario” tan esperada por los hippies? ¿Esta camada de geniales mentes (Dylan, Beatles, Stones, Wilson, etc.) es producto de una especie ya extinta? Por muy descabelladas que sean las hipótesis que formule, jamás lograré acercarme a una explicación convincente.

Un breve acercamiento sociológico apunta a una generación criada en la posguerra, durante una etapa de profunda restricción cultural, marcada por el McCarthysmo y un falaz conservadurismo pretextado en la unidad sociopolítica de la nación (los Estados Unidos), en medio de una importante expansión económica y todopoderosos en aquellos días. Generación que estaría alcanzando los veinte años durante la década de los sesenta, y se encontraría con un movimiento contracultural fuertemente establecido, y de altísima capacidad creativa, en la generación beatnik, que otorgó la precursión necesaria para el afianzamiento y eclosión de esta juventud rebelde.

Con el LSD como combustible de la apertura mental, como llave de la expansión sensorial, la prosa (y lírica) virtuosa de los grandes autores beat, la recuperada tradición musical de raíz rural, los ritmos negros del jazz y el blues, junto con un incontenible deseo de libertad caracterizarían estos años y su evolución, como preámbulo al elusivo ‘66.


Masa Crítica

Sería ingenuo asegurar que el Génesis de la música moderna puede establecerse en 1966, que cuatro discos definieron la aparición de algo que no existía antes, o que un sonido novedoso surgió de la nada. En realidad 1966 se constituye, más bien, en el punto más alto de un ciclo que puede rastrear en sus orígenes inmediatos al menos hasta la invasión británica del 64. Sin embargo, hay suficientes razones para afirmar que gran parte de la música actual tuvo su punto de inflexión precisamente en el 66.

Un elemento clave para atar cabos musicales es la escena folk bohemia de mediados de los sesenta, principalmente en la ciudad de Nueva York. (San Francisco recién arrebataría la posta a partir del 67) Durante los años cincuenta allí se habían estado llevando a cabo los más fructíferos contactos artísticos entre los últimos intérpretes originales del blues y una nueva generación de artistas interesados en rescatar la tradición musical norteamericana, que llegó a obtener prominencia en las figuras de Woody Guthrie y Pete Seeger, algo alejados del estampido del rock’n’roll y el rockabilly, más continentales. Algunos años después, al inicio de los sesenta, el relevo sería tomado por cantautores que, además de tener la influencia folk, se habían expuesto al blues y al movimiento contracultural beatnik. Entre ellos se encontraban grandes compositores que obtendrían reconocimiento como músicos de protesta, tal es el caso de Bob Dylan. Sin embargo, la chispa necesaria para el estallido vendría del otro lado del atlántico.


Preparen, Apunten….

Resulta cuando menos paradójico que hayan sido artistas extranjeros, influenciados por música indiscutiblemente norteamericana, los que abrieran esta Caja de Pandora. Beatles, Stones, Animals, entre otros, voltearon la cabeza a una generación que había olvidado que entre los causantes de la fiebre rock inglesa aparecían defenestrados músicos americanos, como Bill Haley, Chuck Berry, Buddy Holly o Bo Diddley. Pero este no es el tema del presente artículo, la primera invasión británica merece un análisis detallado y particular, pero claro que no se puede evitarla, rastreando la mecha de este 1966.

Por su parte, un inquieto Dylan se había desmarcado de la música “tópica”, comenzando a componer con intenciones claramente personales, explorando temáticas de raíz poética (de alta poesía, además) y empleando una tónica musical hasta entonces nunca vista, pero nada comercial. Sería de la mano de una banda eléctrica llamada The Byrds que un enorme tema de Dylan, versionado bajo canones completamente rock, permitiría descubrir el potencial de este estilo musical, que ya no abandonaríamos más. “Mr. Tambourine Man” significó el parto del folk rock, que se completó con el lanzamiento de un par de inasibles discos “Bringing It All Back Home” y “Highway 61”, ambos en 1965, y que evidenciaban la irremediable y progresiva electrificación de Dylan. Ya en un sistema estético propio del rock y con la profundidad lírica que le ha caracterizado, el atractivo de la música dylaniana crecía exponencialmente, no solamente en lo comercial, sino en lo artístico; puesto que precisamente estos dos álbumes están considerados entre los más finos de su excelente repertorio, y le permitieron acercarse a la generación musicalmente deslumbrada por la Beatlemania.

Mientras, aún en 1965, la fuerza musical de la primera invasión inglesa decaía, minada desde adentro por el interés de los propios músicos por crecer artísticamente. Con esto en mente los Beatles transitaban de la apoteosis del “A Hard Day’s Night” a la introspectiva visión madura del “Rubber Soul”, con un progreso imposible para un año. Fuertemente influenciados por Dylan, de manera particular Lennon, comenzaron a componer piezas mucho más elaboradas, de gran belleza poética y de trabajado simbolismo, con el nada desdeñable añadido de una cada vez más importante alternancia instrumental (inclusión de clavecines, sitars, etc.) y el uso progresivo de recursos tecnológicos y de grabación que hasta entonces no se sabía que existían (el feedback, loops en los instrumentos, guitarras invertidas, samples, etc.). La salida del “Rubber Soul” ya dejaba en claro que todo lo anterior tendría muy poco que ver con lo que se había desatado, con lo que vendría en adelante.

Brian Wilson, líder de los Beach Boys (principal bastión de resistencia americana frente a la invasión inglesa), al escuchar aquel disco sintió que lo habían retado a un duelo. Inmerso en una etapa de crisis personal que lo había alejado de la música (su grupo seguía girando sin él) se obsesionó con la idea de vencer a los Beatles y de una vez por todas sacudirse la etiqueta de banda para adolescentes y surfistas pop. Apoyado por un exorbitante presupuesto, afincado en unos potentísimos estudios y reclutando a los mejores músicos freelance de California, comenzó el exhaustivo proceso de producción de la que pretendía fuese su obra cumbre. Como resultado de unas largas sesiones que se extendieron por más de un año, requiriendo una pequeña orquesta para grabar segmentos en el estudio, reescribiendo compulsivamente las letras (colaborado por Tony Asher, creador de jingles y publicista, que le aportó solidez a la mano de Wilson), grabando infinidad de veces las armonías vocales en busca de la perfección (casi en lo único en lo que colaboró el resto de la banda “oficial”), Wilson compuso un disco perfecto, de belleza plástica, de reflejos y texturas infinitas, sin embargo manteniendo intacto su appeal melódico (¡Hasta conservaron los infecciosos estribillos¡), al punto de que el mismísimo Paul McCartney tuvo que admitir que este disco fue el que le sacó la cabeza del agua y lo impulsó a igualar el esfuerzo con el Sargent Pepper’s. Sin duda aún hoy la sorpresa que nos espera al escuchar este trabajo es totalmente cautivante.


Por otro lado, de vuelta en Londres, los “chicos malos” de la escena británica se apresuraban por no quedar atrás. Arrastrados por la genial y prolífica personalidad de Brian Jones, la banda se propuso subir un escalón más y dejar de ser (de lejos) los mejores versionistas del blues tradicional. Mick Jagger y Keith Richards a su vez asumieron el desafío de escribir suficientes canciones originales como para ensamblar un disco enteramente “propio”, y poco a poco lo fueron consiguiendo. Claro que la “maduración” lírica de los Rolling Stones debía ser distinta; y por tanto no tuvieron empacho en sonar divertidamente misóginos, deliberadamente oscuros, subterráneamente críticos y sobretodo hedonistas. Era un disco fiel a su estilo, escrito desde la particularidad de sus creadores, pero necesitaba un esfuerzo más para superarse en lo estrictamente musical, sin dejar de ser auténtico; y ahí entraba en juego el incombustible Jones. No sólo fue el hecho de incorporar un denso riff tocado en un sitar (George Harrison debió quedar pálido) ni de slides completamente originales (la guitarra blues se suele componer básicamente de clichés y standards de blues superpuestos y ensamblados con mayor o menor suerte), o de unas marimbas hipnóticas; había una fuerza clandestina dentro de esos energéticos arreglos de blues rock genuinamente rollinga, algo indescifrablemente atractivo y característico. Los stones habían compuesto su primera obra maestra.


Fuego!

Pero el punto culmen de esta escalada le correspondería nuevamente a los pioneros que lo habían desencadenado todo.


Bob Dylan, no ajeno a la efervescencia creativa que lo rodeaba, se hallaba en su pleno apogeo, desatando furias entre los puristas folk y seduciendo a cuanto rocker antes le ponía reparos por su etiqueta de viejo exponente de la música campirana. En este rapto creativo se anotaba una de las presentaciones en vivo más memorables, en un concierto en el que, casi estrenando set eléctrico, arrancó entre abucheos y tachado de “Judas”, para terminar, tras una ejecución furiosa y sublime, escoltado por una ovación cerrada; aunque la escisión en la opinión mediática lo perseguiría algún tiempo más.



Pero resulta imposible no empezar lanzando elogios a la absoluta obra maestra del gran Bob. Acelerado y con una fuerza incomprensible dentro suyo, Dylan preparaba un disco de insólita longitud, de afiebrada urgencia pero intransigentemente personalista, punzante y delicioso desde todo punto de vista. Hablamos, por supuesto, del “Blonde on Blonde”, portento dedicado en el título a la platinada pareja que por entonces formaban, con ribetes de pérfido cuento de hadas, Brian Jones y Anita Pallenberg.

El Dylan más alucinado y sabio que podamos imaginarnos (¡Con apenas 24 años!) se presentaba como un veterano temprano, completamente evolucionado y ya un maestro consumado en el rock, después de desembarazarse de la primeriza entonación de émulo de Woody Guthrie y antes de adoptar el croon de su posterior encarnación neo-folkie. Está demás tratar de desentrañar las letras del disco, tan diversas y repletas de significado como están; mucho peor investigar las raíces e implicancias fenomenológicas de la música que hacía Bob, que eludiendo lo obvio (retomar la antorcha rock de donde la dejaron los Beatles) se da el lujo de, en plena progresión rock, referir (hasta literalmente) a oscuros temas de Delta Blues o a composiciones tradicionales con casi un siglo de antigüedad; construyendo su particular mitología (anárquica, individualista y arcádica) que va desde Aquiles hasta el Doctor Hoffman, en un trabajo que encarna la quintaesencia de (al menos éste, del que grabó el disco) Bob Dylan. No por nada es considerado, y esto es demasiado decir para un artista de la talla de Dylan, como el mejor de sus discos.

Por supuesto que cronológicamente resta todavía un salto más. Un disco capaz de hacer parecer cualquier otro de los hitos listados anteriormente como pueriles esfuerzos. Claro que hablamos del gigantesco “Revolver” de los Beatles, que se examina con mayor detalle y de manera particular en el artículo que se le dedica más adelante. (Ver publicación de "La Ramona")



Sorpresa, Sorpresa

Sin duda el movimiento rock de este 1966 se expandió enormemente. La conexión cósmica parecía abarcarlo todo y entre las incontables joyas perdidas de este año, opacadas por la maestría insondable de los cuatro esenciales del año, contamos algunas otras obras maestras, apuntadas en el listado que aparece con tal epígrafe (un poco más abajo en el blog). Sin embargo, algunos otros grandiosos trabajos no menos memorables son : “Face to Face” de The Kinks, “Black Monk Time” – The Monks, “East–West” – Paul Butterfield Blues Band, “Fresh Cream” – Cream, “Love” – Love, “Jefferson Airplane Takes Off” – Jefferson Airplane, “The Kink Kontroversy” – The Kinks, “96 Tears” - ? & The Mysterians, “The Heliocentric Worlds of Sun Ra Vol. 2” – Sun Ra, “Roger the Engineer” – The Yardbirds, “Tim Buckley” – Tim Buckley, “A Quick One” – The Who, “The Stockholm Concert” – Duke Ellington & Ella Fitzgerald, “The In Sound From Way Out!” – Perrey & Kingsley, la cada vez más sólida, original y atractiva propuesta de Motown, entre otros, que bien merecen el intento.


Formless and Free

Vamos con la obligatoria pregunta imposible: ¿Es el jazz o el rock la mayor conquista musical del Siglo XX? No pretendo responder tal cosa, intentarlo es demencial, pero esta pregunta nos recuerda que la evolución del jazz en el 66 también fue muy importante, y si bien no se produjo el mismo quiebre paradigmático que en el rock (que no tendría parangón ni dentro del propio rock en el resto de su historia), sí podemos hablar de un momento de importante definición histórica.

Miles y Trane se habían separado al iniciar la década del 60, tras mandarse el soberbio “Kind of Blue”, y de ahí hasta 1964 sus suertes habían sido más bien dispares. John Coltrane había continuado experimentando con su propia musa, incursionando en las fronteras inexploradas del modal jazz, tras abandonar su antiguo y conocido estilo bebop, manteniendo su usual genialidad, que no hacía falta validar; aunque permanece ausente del 66, al menos de manera directa, puesto que su influencia en varios de los discos lanzados ese año es innegable.

Por su lado, como ya se sabe, revisar la carrera de Miles Davis es revisar la historia del jazz mismo, por lo que éste no podía faltar en la revolución del 66, y vaya de qué forma. El “Miles Smiles” nos presenta un a Davis encabezando un virtuoso y afianzado quinteto, engendrando el freebop (improbabilidad que nunca volvería a existir), en el último de sus discos antes de su inmersión eléctrica, que definiría un nuevo escenario de común sintaxis para el jazz y el rock. Pero el “Miles Smiles” representa el punto más alto de esta etapa migratoria en la carrera de Davis, trabajo de gran audacia y fuerte identidad propia.

Si bien Davis aborrecía el freejazz, este estilo de libre definición mantuvo su preeminencia como principal senda exploratoria durante mediados de ésta década (de hecho, Davis llego a ribetearla aunque inconscientemente). Es así que Cecil Taylor, Sonny Rollins, Ornette Coleman y, por supuesto, Sun Ra, delinearon cada uno un nuevo horizonte para un jazz que crecía y se reinventaba permanentemente. Claro que tampoco podemos olvidar a grandes exponentes de la vieja escuela, que continuaron activos a gran nivel incluso en el 66, como es el caso de Duke Ellington, Cannonball Adderley y algunos otros.


Lucy In The Sky

Ya un enjambre de hippies auténticos y de aficionados reconvertidos se dirige a San Francisco, escuchando “California Dreaming” y “San Francisco”, con suficientes dosis de ácidos para impulsar la bicicleta de E.T. (de verdad) más allá de la Luna, con coloridas cuentas en el cuello y cabelleras tan largas como la lista de comunas que iban proliferando en el país. El “Verano del Amor” toca a la puerta.


Hoy, y en retrospectiva, suena bastante ingenuo (risible incluso) todo lo que se creyeron cientos de miles de jóvenes; esa ideología que de alguna forma reemplazó el fuerte puritanismo cristiano en el que se habían criado (dogmas son dogmas) y que encontró en las ideas comunales del hippismo un maravilloso desplante al anticomunismo maniático de sus progenitores. Los “baby boomers”, a pesar de todo lo que hoy se pueda decir, comenzaban a empoderar a la juventud, proceso que se reforzaría el 68 con el Mayo francés y que haría de los jóvenes, definitivamente, actores culturales, sociales y políticos de primer orden.



Efectivamente ya nada sería igual después de ese verano de “música, amor, paz y flores”, en el que se experimentó una fugaz utopía, en el que una generación privilegiada demostró que el sueño era realizable, que otra sociedad era posible. Esta fábula que de alguna forma comenzó en el 66 y acumuló el momentum necesario durante él, tocaba el cielo que anteriores generaciones habían visto tan lejano. Por supuesto que algunos meses después las cosas cambiarían de tono y el cinismo nihilista, tras dolorosas desilusiones, reemplazaría el optimismo multicolor de ese irrepetible verano del 67.


Movin’ On Up


Pero, de aquel ciclo ascendente perdura quizás lo más importante, una marca indeleble legada en el arte contemporáneo, que hace imposible entender el rock actual sin el folk rock, sin una progresión que ha permitido que sea considerado como una expresión artística (hasta académica) completamente válida, debida al vanguardismo musical y a las brillantes letras de esos días. A pesar de que buena parte de lo que musicalmente sucedió en 1966 venía gestándose mucho antes, hay que reconocer que la década de los sesenta se definió en ese año, que tiende un puente imposible entre los Beatles de mop top y ternito, cantando temas de amor adolescente y los posteriores alucinados barbudos de ropas estrafalarias y melodías descabelladas. La brecha artística que existe entre 1965 y 1967 no se explica en un solo año, que pudo haber durado una década, en el que se atan los extremos de la cuerda entre la explosión psicodélica del final de la década y el rock’n’roll aggiornado de principios de la misma.


Claro que el año que comenzó con “March of The Green Berets” (un repugnante himno pro Guerra en Vietnam, pro Yankis, escrito y cantado por un militar) en el tope de los charts, terminó con “Good Vibrations” de unos maduros Beach Boys, que jugueteaban con el theremyn y la psicodelia vibrante, en el mismo sitial; escuchó eso de “Somos más populares que Jesús” de boca de Lennon y vio a Bob Dylan casi perecer prematuramente en un (¿Falseado?) accidente de moto que lo obligó a convalecer largamente, y del que saldría completamente transformado, con otra identidad, 2n 1967 y tras lo que pareció una eternidad de ausencia, en una perfecta analogía con el año al que había marcado con tanta vehemencia. Año, época más bien, que se halla muy bien definido en la letra, casi antipódica, de dos paradigmáticos hits del 66, que parecen proféticos en su precisa disección:


“I guess I just wasn’t made for these times
Every time I get the inspiration
To go change things around
No one wants to help me look for places
Where new things might be found”

“I Wasn’t Made For These Times”
The Beach Boys

“Eight miles high and when you touch down
You’ll find that its stranger than known
Signs in the street that say where you’re going
Are somewhere just being their own”

“Eight Miles High”
The Byrds

26 comentarios:

Anónimo dijo...

aqui va todo el show de dylan del 18 de noviembre en filadelfia.
esta en 3 archivos.
sigan adelante

Disc 1: http://rapidshare.com/files/4081987/2006__18_November__Philadelphia__disc_1.rar

Disc 2, part 1: http://rapidshare.com/files/4084024/2006__18_November__Philadelphia__disc_2_part_1.zip

Disc 2, part 2: http://rapidshare.com/files/4082742/2006__18_November__Philadelphia__disc_2_part_2.zip

Javier Rodríguez dijo...

Muchísimas gracias.

¿Deberé preguntar el nombre de nuestr@ gentil benefactor(a)?

Anónimo dijo...

jack frost

Anónimo dijo...

jeje: estas de suerte. esto es de anoche, debut en vivo de "Ain't talkin'".
se la dedicamos a Robert Altman, no ve, kawallero?

http://rapidshare.com/files/4250797/bob_dylan_11-20-06_207.mp3

[jack frost]

Javier Rodríguez dijo...

Hola Jack, comienzo a deberte demasiado.

Bueno, cierto, Robert Altman falleció el Lunes pasado, sin duda se merece al menos ese homenaje (M*A*S*H pese a ser un cachito pro yanki para mi gusto, era muy buena, aunque entre las que de su obra me gustaron más estan Brewster McCloud y Gosford Park (películas sin duda harto distintas), vengo buscando su reciente "Prairie Home Companion" como la algo más antigua "Nashville", ambas de alto valor melómano.

Y nada, muchísimas gracias por lo que vienes subiendo, comienzo a deber más de lo que puedo pagar. Gracias de verdad.

Anónimo dijo...

viste el trabajo que hizo Altman con los cuentos de Carver? se llama Short Cuts.
y es im-fuckin-pre-sio-nante.
y no hables de pagos y deudas y no se que.
no va por ahi el asunto.

Nashville esta muy bien, Altman en mood hiper caustico. Prairie Home... es un poco floja, la verdad --como esa otra sobre ballet que hizo recien nomas.

si es por valor musiquero, yo me quedo con O brother where art thou, de los hermanos Coen. ahi tienes old timey clasicos imposibles, todo ello enmarcando una adaptacion surenia de nada menos que La Odisea. es tan pero tan buena O brother, que puede decirse que Clooney realmente actua [en esa peli]. ademas, plus entre tantos plus, esta ese fetiche coeniano que es Holly Hunter. lo unico delicado es que hay que verla en su parla original, no funcan traduciones ni menos aun doblajes (te recomiendo que busques por Google un articulo de Javier Marias sobre los criminales que traducen y/o doblan pelis. se titula "En el nombre del santo fantasma").
la diferencia, central, entre las musicas de las pelis que citas de Altman y esta de los Coen, es que Altman trabaja con el country mas rednacek y cuadrado que puede hallar, los Coen, en cambio, trabajan con el folk. o sea, graaaaan diferencia.
hasta mas ver
JF
+ viste que en el show que te pase, Dylan hace "To Ramona"??? digo, ejem, wiskatatay.

Anónimo dijo...

errata: donde antes se lee "rednacek", debe leerse "redneck".
[jf]

Javier Rodríguez dijo...

Querido Jack:

Primero, lamento haber sonado fuera de tono con esa cuestión de “la deuda” pero es que con cosas tan grandes que dejas por aquí, es lo único que pude intentar decir.

Hablando, primero, del concierto, hace tiempo que “no había babeado tanto por algo así”, entonces te imaginas que quedé tan imbécil escuchando que obviamente me di cuenta de la rareza Ramona, un must que raras veces se escucha en vivo. Gracias de nuevo por el regalo.

Ahora sobre el desaparecido Altman, no he visto “Short Cuts” pero según lo que dices suena brutal (Carver, segurísimo que sí) y ya he puesto a los rastreadores sobreaviso para encontrarla.

Creo que lo que pasa con la música de Altman en sus películas es que tiende a tomar el country ya muy comercializado, ni siquiera el country & western original, y así me lo imagino en Nashville pensando en Dolly Parton, Hank Jr. Y similares antes que en, digamos, el outlaw country de Johnny Cash, o el folk, como tú también dices. Pero por su valor camp, hasta eso tiene cierto atractivo (¿no quisieras tener esas cabecitas de vaca de metal en lugar de una corbata? Yo sí, igual que quiero un nudie suit, pero na que ver con los yankis rednecks, por si acaso).

Los Coen están entre mis favoritos, aunque mi gran preferida es “The Big Lebowski”, “O Brother” es también interesante. El bluegrass de los “Soggy Bottom Boys” suena muy bien, así como el soundtrack en general, que realmente transmitía una atmósfera particularísima, que funcionaba de manera genial con el concepto general, ni se diga del cameo de Tommy Johnson (alla Robert Johnson, su primo), o las barbas a lo ZZ Top (nah, mentira), muy buena peli. Completamente de acuerdo en lo del doblaje, yo nunca me permito esos castigos, por suerte. Estoy buscando ya el artículo de Marías. Tú dale una escuchada a “We shall overcome” de The Boss, una verdadera gema muy en el estilo “o brother”, buen bluegrass, old timey y coros gospeleros con el croon propio del jefe cantando al Pete Seeger, imaginate.

Sobre películas y música, a no olvidar bellezas como “Pat Garret & Billy The Kid” (que bien que compuso esta joya Bob), “Greendale” (a sugerencia del Rodrigo Melean ya le eché mano a la música, no así a la peli, y pues brutal), “Paris, Texas” (te la recomiendo, Ry Cooder le pone un soberbio store a esta maravilla de Wim Wenders), “Dead Man” (Neil Young y Jim Jarmush, y Johnny Depp, enough said) y así hablando de Scores de medio esta onda, pues si no podemos divagar hasta Popol Vuh o Miklos Rozsa, no?

Aunque cuando de soundtracks se trata, me confirmarás esto, la cosa no siempre funciona. Excepcional es el caso de “Easy Rider” con el mejor product placement hippie hasta la fecha, fabuloso soundtrack arrebatado de las manos de C,S&N no? Pero por ejemplo “Forrest Gump” se me hace imposible de ver porque paro reconociendo canciones (que son muy buenas) metidas por todo lado, peor que el “enfermo” de Cameron Crowe (que ha armado al menos un par de OSTs antológicos), pero hacen de la película de Zemeckis una experiencia muy extraña que, en sentido estricto, no es del todo mala pero se ha transformado en algo ajeno al espectro cinematográfico.

Hablando de otras cosas, veamos a Wim Wenders y “Buena Vista Social Club”, dirigiendo a “Willie Nelson at The Teatro” (hablando de “outlaw” country), a Jonathan Demme y “Heart of Gold” (sí, NY) “Stop Making Sense” (gran gran concierto de las Cabozas Parlanchinas), y en general recomiendo “Urgh! A music war”, “24 hour party people”, “Höstsonaten” (Bergman), “The Blues” (celeberrima miniserie), “A Mighty Wind” (comedia negra a lo mockumentary sobre la escena folk, lo recomiendo de cajón), y algunas otras cosillas como “Tommy” (sí, The Who).

Bueno, ya me extendí demasiado. Gracias de nuevo, es siempre grato saber que alguien se toma la molestia de leer los larguísimos artículos que subimos y dejar comentarios sobre ellos. De nuevo infinitas gracias por el concierto, ya estaremos hablando.

Un afectuoso saludo

Anónimo dijo...

bueno, me dejas pensando en varias cosas. lindo encontrar alguien tan informado respecto a cosas que valen la pena. se sabe, la masoneria del conocimiento improductivo es la cuarta internacional.

por ahora, un solo chisme: dennis hopper queria que dylan le haga la musica a Easy Rider. y el tema principal es de el, solo que dylan andaba en una de sus rachas de emputamiento y no quiso ni grabarlo ni terminarle la letra ni nada. pasaba por ahi roger mcguinn, el de los byrds, bob le dijo si queria esa cancion, roger dijo que si, le hizo una estrofa mas a lo que bob habia escrito y paf! eso es lo que hoy conocemos como "Ballad of easy rider".
[jf]
+ ah, Short Cuts creo que aun no esta en DVD. yo tengo por ahi los tapes. si acaso no te es facil conseguirlo, avisa, en una de esas te los hago llegar.
+ como musical, la de wim wenders en portugal, con la gente de madredeus. la joya se llama Lisbon Story.

Anónimo dijo...

otra vez yo por aca. como seguramente sabes, en su primer disco Bob grabo una version, muy rootsie, de "Man of constant sorrow", el tema central, digamos, de O brother. el mismo anio que sale la peli de los Coen, a unos dos meses despues del estreno, Dylan aparecia haciendo esto que oiras tras bajar el file adjunto aqui mismito.
el ink es:
www.sendspace.com/file/q1dixw

[jf]
+ de verdad te gusta la otonial sonata bergmaniana? es lo mas grande que hay. la ullman en todo su esplendor. si puedes, ve Sarabande, el testamento de IB. ya que estamos, cual es la mejor actriz viva en estos momentos? y el mejor actor?
+ te interesa un show en vivo del tour de presentacion de We shall overcome? nomas avisas y ya.

Javier Rodríguez dijo...

Ya Jack, eres Papá Noel, ¿no?

Te pasas con las sorpresas, realmente si bien temo quedar como boludo, sugerí algo que podría interesarte, así yo te lo dejo aquí, pero sería mejor si dejas algo de campo para la sorpresa, estaré pendiente.

Sobre el chisme de "Easy Rider", recién me entero. Sí sabía que "The Weight" de The Band estaba medio inspirada en el Bob y su adicción a la heroína, pero lo de "Ballad of Easy Rider" no me lo imaginaba, aunque sospecho qué estrofa aumentó Roger (el principal carroñero del folk rock, seguro), precioso tema sin duda.

En cambio lo de "Man of constant sorrow" sí lo sabía, aunque no escuché al Dylan más reciente cantándola, tenía una versión eléctrica a rabiar por ahí escondida de un bootleg en Chicago , de 1965 (sin duda una de sus primeras internadas rock) así que me resultó gratísima la sorpresa. Te lo busco la versión del mismo tema de Moody Blues, interesante, le cambian la letra un poco más. Claro que eso es práctica común en el blues, como sabes, y la versión original de los Stanley Brothers se parece poco a la que popularizó Mike Seeger (ay los Seegers! - descuéntese a Bob Seeger de entre ellos, claro - ) y tampoco la de los Soggy Bottoms se parece mucho a la del viejo Zimmy. La tocaron P, P & M también, creo.

Hablando de cinefilias contagiosas, pues sí me encanta Bergman, y esa sonata es impecable y bellísima, tengo que volverla a ver pronto. Escuché buenas cosas sobre Saraband pero no la he conseguido (como tampoco la Altmaniana que ofreces en cinta y la de Wenders en Portugal, que no sé cómo pero espero poder intercambiar algún rato). Aunque, hablando de Sarabandes, Stanley Kubrick puede saber algo de eso.

Ya que estamos en esas, no soy partidario de canonizar a actores (mamada, fijate lo hecho por Kinski si no) pero si insistes, insistes y puedo terminar aflojando. Pero, de los viejos van dos guiños para Greta Garbo y Steve McQueen. Y como royalties medio serias (ahora sí) vamos con estos links donde hay alguna velada sugerencia de mis pensamientos serios:


http://www.expectingrain.com/dok/who/b/brandomarlon.html


http://www.expectingrain.com/dok/who/p/pennsean.html


http://upload.wikimedia.org/wikipedia/en/3/37/Playboy_April_1964.jpg


http://www.bobdylanisis.com/


http://www.imdb.com/name/nm0266029/


Y por supuesto que me interesa el Seeger Sessions, ando últimamente encandilado por Bruce, muy a causa de ese disco. Aunque he vuelto al "Asbury", al "Darkness" y al "Tom Joad", ufa, cosas terribles. ¿No tendrás por ahí el DVD que venía con el "Devils & Dust"? Pero esto ya es abuso, ¿no?

Gracias por las visitas y los regalos, es maravilloso poder charlar de estas cosas, y más en este blog que (por motivos ajenos a nuestro control ha tendido a veces hacia otros rumbos poco agradables). Pues un abrazo y seguimos charlando.

Y, vaya por su valor intrínseco :

http://www.youtube.com/watch?v=79C8VhvBq1A

Anónimo dijo...

11
bueno, javier, vos te lo buscaste.
aqui estan todos los shows de radio de His Bobness (incluido el de esta semana, que aun no salio al aire -ejem //se recomiendan: Baseball, Halloween y el ultimo):


Weather
http://rapidshare.com/files/605512/TTRH-1-Weather-Complete.mp3

Mothers:
http://rapidshare.com/files/603273/TTRH-2-Mothers-Complete.mp3

Drinking:
http://rapidshare.com/files/600292/TTRH-3-Drinking-Complete.mp3

Baseball:
http://rapidshare.com/files/594872/TTRH-4-Baseball.mp3

Coffee:
http://rapidshare.com/files/592375/TTRH-5-Coffee.mp3

Jail:
http://rapidshare.com/files/589704/TTRH-6-CompleteJail.mp3

Father:
http://rapidshare.com/files/497738/TTRH-7-Fathers.mp3

Weddings:
http://rapidshare.com/files/490419/TTRH-8-Weddings.mp3

Divorce:
http://rapidshare.com/files/479287/TTRH-9-Divorce.mp3

Summer:
http://rapidshare.com/files/469291/TTRH-10-Summer-Complete.mp3

Flowers:
http://rapidshare.com/files/403724/XM_Satellite_12-7-06_B._Dylan_Flowers.mp3

Cars:
http://rapidshare.com/files/399890/XM_Satellite_19-7-06_B._Dylan_Cars.mp3

Rich Man Poor Man:
http://rapidshare.com/files/370357/XM_Satellite_Radio13-Rich_Man_Poor_Man-25-7-06.mp3

The Devil:
http://rapidshare.com/files/361269/XM_Satellite_Radio14-Devil-1-8-06.mp3

Eyes:
http://rapidshare.com/files/355718/XM_Satellite_Radio_Eyes9-8-06.mp3
Dogs:

http://rapidshare.com/files/333717/16_XM-satellite_Radio-Dogs-16-8-06.mp3

Friend and neighbours:
http://rapidshare.com/files/288740/XM_Satellite_Friend_and_neigbours_23-8-06.mp3

radio:
http://rapidshare.com/files/217268/xm_Satellite_30-08-06_Radio.mp3

Bible:
http://rapidshare.com/files/216366/XM-Satellite_6-9-2006_B._Dylan_Bible.mp3

musical map:
http://rapidshare.com/files/215709/XM-Satellite__13-09-06_B._Dylan_musical_map.mp3

School:
http://rapidshare.com/files/215093/Xm-Satellitte_School_20-9-06.mp3

Telephone:
http://rapidshare.com/files/214649/XM_Satelitte_27-9-0622_Telephone.mp3

Water:
http://rapidshare.com/files/212904/XM_Satellite_Water_4-10-06.mp3

Time:
http://rapidshare.com/files/211995/XM_Satellie_11-10_2006_B_Dylan_Time.mp3

Guns:
http://rapidshare.com/files/210934/Xm-Satellitte_Guns_18_okt_2006.mp3

Halloween:
http://rapidshare.com/files/1405642/TTRH-26-Halloween_25-11-06.mp3

Dance:
http://rapidshare.com/files/1672495/ttrh27_Dance_01-11-2006.mp3

Sleep:
http://rapidshare.com/files/2742106/28_XM_Satellite_Dylan_Radioshow-Sleep_8-11-06.mp3

Food:
http://rapidshare.com/files/3561174/29_XM-Satellite_Radio_Food_15-11-2006.mp3

Thanksgiving Leftovers:
http://rapidshare.com/files/4605427/30-Xm_Satellite_Thanksgiving_Leftovers_22-11-2006_Dylan.mp3

Tennessee:
http://rapidshare.com/files/4822360/31_XM_Sateliite_-_Tennessee_29-11-2006.mp3

[jf]

Anónimo dijo...

22
esto es impresionante.
video de una de las entrevistas mas estremecedoras de la historia. de la historia del genero entrevista, quiero decir (en 3 files):

Getting To Dylan (BBC Interview)
http://rapidshare.de/files/26406011/1986-10-18__Getting_to_Dylan__BBC_interview.part1.rar.html

http://rapidshare.de/files/26415580/1986-10-18__Getting_to_Dylan__BBC_interview.part2.rar.html

http://rapidshare.de/files/26419599/1986-10-18__Getting_to_Dylan__BBC_interview.part3.rar.html
[jf]

Anónimo dijo...

lo prometido
bruce en holanda. todo el We shall. plus algunas cosas como Devils and Dust, etc etc

salut au monde:
http://www.megaupload.com/?d=QRPDLAOQ

[jf]

Anónimo dijo...

ah, yo me referia a actores vivos, trabajando. medio que te me fuiste por la segura, por el panteon, no?
para mi, la mejor, de lejos, sin que nadie le toque un pelin, es Isabelle Huppert. un monstruo infernal. y de cerca, y no es broma, Dakota Fanning. que es una ninia casi, pero actua como 5 mil julias roberts no lo haran nunca.
entre los tipos, Bruno Ganz. el krautsie. me gusta Depp, en la de jarmusch que mentaste, por ejplo, pero quisiera ver si puede hacer algo que no sea dar rienda suelta a su inner freak. viste Lost in La Mancha, el intento de Terry Gillian?
lo mismo con Sean Penn, creo que el dia que encuentre su pelicula todos seremos molto felices, por ahora, es solo wishful thinking.
y quede constancia que sere siempre del club De Niro, Pacino, Nicholson. a estos tres los amisimo tanto como odio al cretino de Almodovar. yikes!

termine de leer recien un estudio sobre Nicoel Kidman, por Thompson, quien es supuestamente el mejor critico independiente de cine de los states. casi me convence en su argumento por la Kidman. pero solo casi. que libro ese, realmente, toda una declaracion de amor (curiosamente, al dedicatoria del libro es a las actrices del cine frances --Thompson fetichiza a Deneuve. claro, como no, faltaba mas, sobraba menos).
segun este Kidmaniaco, Birth es LA pelicula en que NK muestra todo lo que tiene dentro.
hmmmmmmmmmmmm

y asi, javier.

por el
comando david mondacca de liberacion ficcional,
jack frost

ps.- el dvd de Devils & Dust no viene solo. salio como disco dual. de una cara es CD, de la otra DVD. como el We shall, dicho sea de paso. no prometo mucho respecto a este DVD (Devils & Dust), pero no descarto nada de plano.
+ Silvio Rodriguez cumple sus primeros 60 anios maniana. hara algo La Ramona? tu tocayo Rodriguez es nuestro Dylan. sin lugar a dudas.

Anónimo dijo...

vaya, gran tarea pa' la casa que te doy hoy. prometo aflojar la mano en lo venidero.

aqui va algo mas de bruce:
1a:
chimes of freedom-july 14, 1988 switzerland
[http://www.sendspace.com/file/ts6qxg]

1b:
forever young, con bob
rock n roll hall of fame sept 2, 1995
[http://www.sendspace.com/file/npmpkl]

2:
devils and dust london england nov 11 2006::
[http://www.sendspace.com/file/rihcv9]

yapa: Arlo Guthrie y su sensacional Alice's Restaurant Massacre (version del 68)::
[http://www.sendspace.com/file/hqp6tw]

[jf]

Javier Rodríguez dijo...

Demasiada tarea me dejas, me pondré al día en el transcurso de la semana que viene, palabra. je je

Gracias por todos los presentes, ya he bajado algunos y estoy, literalmente, con la mandibula todavía hasta el piso.

Un gran saludo y proseguimos la "charlada" luego.

Anónimo dijo...

javier,
como hago para hacerte llegar los tapes de Short Cuts?
mi hermana sale el martes, va primero a santa cruz, y luego a nuestra casa, en oruro.
encomienda por flota y a tu nombre esta bien?
[has visto Following --de los tipos que hicieron Memento?]
[jf]
+ se recomienda buscar en youtube el promo de Factory Girl --una peli que viene pronto y se las trae.

Javier Rodríguez dijo...

Oye [jf], mandame tu fono al javier.rodriguez.c@gmail.com y yo te llamo y ya hablamos.

Gracias por todo (y de antemano) y me interesa que el intercambio sea lo más justo posible, ya me irás diciendo que te puede interesar, a lo mejor yo te lo puedo pasar.

Un gran saludo

Princesa Dorada dijo...

que buena onda este espacio
:)
lo visitare de cuando en cuando.
y si quieren intercambiar avisen
saludos!

Anónimo dijo...

Survival group against God?? LOL. Good luck with that. Truth is, no one knows the exact time this will happen except the man upstairs, however, I firmly believe that there are people placed here by God that post the warning signs and it's up to you to take heed.
[url=http://2012earth.net/eschatology.html
]global economic crisis 2012
[/url] - some truth about 2012

Anónimo dijo...

I just discovered the website who reviews about
Several
home business opportunity

If you want to know more here it is
home business opportunity
www.home-businessreviews.com

Anónimo dijo...

I love your blog. So much useful information. Thank you.

Anónimo dijo...

Muy buen post, estoy casi 100% de acuerdo contigo :)

Anónimo dijo...

Awesome, I truly liked reading this. This is some really good stuff and I am thankful that you used your time to write it.
Free Movie Download

Anónimo dijo...

A wide fitness program tailored to an person wishes undoubtedly core on anecdote or more clear-cut skills, and on age-[3] or health-related needs such as bone health.[4] Innumerable sources[citation needed] also cite mental, social and heated fettle as an substantial ingredient of whole fitness. This is often presented in textbooks as a triangle made up of three points, which reproduce solid, nervous, and loony fitness. Material fitness can also avert or investigate multifarious inveterate salubrity conditions brought on by ailing lifestyle or aging.[5] Working pass‚ can also refrain from people sleep better. To stay vigorous it is mighty to preoccupy in navy surgeon activity.
Training

Unique to or task-oriented [url=http://www.pella.pl]fitness[/url] is a actually's gifts to depict in a determined vigour with a sound know-how: seeking example, sports or military service. Individual to training prepares athletes to perform well in their sports.

Examples are:

400 m sprint: in a sprint the athlete should be trained to redundant anaerobically from one end to the other the race.
Marathon: in this case the athlete ought to be trained to work aerobically and their tenacity have to be built-up to a maximum.
Multifarious run a risk fighters and police officers undergo typical aptness testing to act on if they are skilled of the physically exacting tasks required of the job.
Members of the Collective States Army and Army Native Convoy necessity be able to pass the Army Palpable Health Try out (APFT).